INFORMACIÓN DE INTERÉS SOBRE LA COVID-19

¿Afecta la Covid-19 a tu trabajo en Francia? ¿Puede cambiar tus planes? Te lo explicamos todo.

Ven a Francia,
trabaja menos horas, aumenta tus ingresos, toma las riendas de tu futuro y vive una experiencia inolvidable.

¿Quieres trabajar en Francia como nosotros?

¿Cansado de las condiciones de trabajo de España?

Admitámoslo, ser odontólogo no es un mala profesión. Buen sueldo, libertad de horarios, reconocimiento social – y cómo no – la satisfacción personal de ayudar a la gente.

O al menos así era antes.

Pero ahora las reglas del juego han cambiado.

Ser odontólogo hoy en España es una profesión de alto riesgo, devaluada y con muchísima competencia.

Pero qué te vamos a contar. Ya sabes cómo están las cosas.

Ahora imagina…

Trabajar 35 horas a la semana saliendo puntualmente a tu hora en lugar de días y horas interminables sin saber cuándo acabará tu jornada.

Ser indefinido con vacaciones, jubilación y unas condiciones inmejorables en vez de pasarte media juventud como falso autónomo sin ningún derecho como empleado.

Tener trabajo fijo y un salario excelente librándote de danzar de clínica en clínica apagando fuegos por pequeñas comisiones.

Tener un jefe que valora y reconoce tu profesionalidad y unos pacientes respetuosos con tu trabajo.

Imagina pasar tus mejores años viviendo de tu vocación, con un buen sueldo y tiempo para viajar y disfrutar de la vida en vez de conformarte con una carrera profesional repleta de inseguridad, inestabilidad e incertidumbre laboral.

Vive de tu vocación

Has invertido muuuuuuucho dinero y años en formarte (y especializarte). Te ha costado sangre, sudor y lágrimas poder vivir bien de tu vocación en el futuro, pero ese futuro lo ves cada vez más lejano.

Eres odontólogo, No hay vuelta atrás. No quieres renunciar a tu pasión, pero las condiciones laborales de España te han hecho replantearte la situación.

¡Vente a trabajar a Francia!

Somos una agencia de reclutamiento de odontólogos,

fundada por odontólogos, para odontólogos.

En COCO Recruiting queremos que logres tus sueños y vivas de la profesión que te hace feliz.

Por eso te ayudamos a encontrar en Francia clínicas con falta de personal y agendas completas deseando incoporarte a su plantilla.

5

Te acompañamos

Te ayudamos a lograr el puesto de tus sueños en Francia guiándote y acompañándote durante todo el proceso para hacértelo más fácil.

17

Somos mediadores

Intermediamos entre las clínicas y los candidatos para asegurarte la mejor opción laboral en las mejores condiciones.

4

Vivimos y trabajamos en Francia

Conocemos el país, su cultura y cómo funciona el mercado de trabajo como la palma de nuestra mano.

14

Somos veteranos

Llevamos años de experiencia trabajando en el país de los croissants y sabemos de primera mano qué funciona y que no.

Nos ocupamos de todo, todo y to-do.

Aligera el

papeleo

Te guiamos en todos los trámites y gestioness burocráticas. Te diremos qué tienes que hacer, cuándo y cómo hacerlo. Más fácil, «impossible».

Buscar piso

no es problema

Cuando intentamos buscar piso en un país diferente, no sabíamos ni por dónde empezar. Ahora, lo sabemos todo, y te diremos qué problemas puedes encontrar y qué errores evitar.

Todo

bajo control

Tu bienestar es lo primero. Defendemos tus derechos y peleamos para garantizar que tu entorno y condiciones laborales sean adecuadas. Nunca cogeremos para ti un puesto que no cogeríamos para nosotros.

Aprende

el idioma del amor

La comunicación importa. Te facilitaremos el acceso a formaciones de alto impacto, cursos de idiomas con profes nativos e inmersiones lingüísticas en clínica… «Ça te parle?»

Apoyo

psicológico

Tendrás una psicóloga que te dará herramientas para la vida en general y para esta experiencia en particular, además de un seguimiento, con el que buscamos tu mayor bienestar.

Siéntete

como en casa

No estás solo. Te guiamos y acompañamos antes, durante y después de incorporarte al puesto de trabajo en aspectos profesionales y personales.

Únete

a esta gran familia

Haz nuevos amigos. Organizamos viajes, fiestas y eventos donde podrás conocer gente y estrechar lazos con tus nuevos compañeros.

¡En Francia todo son ventajas!

7

Un salario inmejorable

Mientras que el sueldo medio de un odontólogo en España deja bastante que desear, en Francia oscila entre los 3.000 y hasta 7.000 euros como generalista. ¿Cuántas cosas podrías hacer con un sueldo así?

12

Más tiempo libre

¿Trabajar tantas horas semanales te parece normal? Los odontólogos franceses solo trabajan unas 35 horas (y tienen 15 horas más para lo que quieran).

8

La formación más económica

¿Quieres seguir aprendiendo? En Francia la formación cuesta hasta un 90% menos que la equivalente en España. No es una broma.

Nuestros compañeros te cuentan su experiencia

Silvia Cabral. 27 años. Portugal. Asalariada en un centro mutualista. Contrato indefinido. 35h semanales.

En 2010, cuando empecé la carrera de Odontología, la profesión aún estaba bien. Los compañeros que terminaban encontraban trabajo con condiciones decentes.

Sin embargo, en 2015, cuando terminé, sólo podías conseguir trabajo (si tenías suerte de conseguirlo) en condiciones pésimas con contratos de prácticas, echando muchas horas y cobrando el salario mínimo. Salvo que hubiera dentistas en tu familia que te dieran trabajo o que tus padres tuvieran suficiente dinero para abrirte una clínica, estabas fastidiado. Y yo, siendo de una familia humilde, era de esas últimas.

Pasé de julio de 2015 a enero de 2016 enviando currículum. Envié MUCHOS y sólo me llamó una clínica, para ofrecerme unas condiciones ridículas. Me frustraba porque ya no era una cuestión de ganar dinero, sólo quería encontrar trabajo y poder dedicarme por fin a lo mío.

Recibí una oferta para trabajar en una clínica de Francia a través de un compañero de clase y no lo dudé: esos meses frustrada en casa me bastaron para entender que la única solución posible era hacer las maletas.

Por aquel entonces pedían aún menos nivel de francés que ahora. Yo había nacido en Suiza (porque mis padres habían emigrado allí) pero volvimos a Portugal siendo pequeña, así que llevaba 10 años sin practicar el francés. Aún así, tenía tantas ganas que me la jugué: en cuestión de 1 mes había preparado todos mis papeles y estaba haciendo la entrevista con el colegio de dentistas. Creí que no la pasaría, porque al llegar a Francia no era capaz ni de pedir un taxi, ¡pero la pasé!

Empecé a trabajar a la semana siguiente y no me podía creer la diferencia: estaban encantados de tenernos allí, tenía la agenda llena de pacientes, podía hacer todo tipo de tratamientos, los jefes me respetaban y respetaban mis decisiones clínicas… Y además tenía compañeros españoles.

Recuerdo con mucho cariño la emoción de esos días. Todo era nuevo: un país, un idioma, empezar a trabajar. Conocer a personas de otras países y culturas. Sentirse adulto y autónomo por primera vez al buscar piso, pagar las facturas, cobrar un primer sueldo… Me encantaba sentirme así.

Para mí lo mejor de esta experiencia ha sido, por un lado, volverme completamente autónomo y por otro, las personas que he conocido. Además las formaciones aquí son mucho más baratas. El año pasado hice un año de formación de Periodoncia por 400€. (No es un error, son cuatrocientos euros).

Definitivamente venir a Francia fue una de las mejores decisiones que podía haber tomado.

A nivel profesional me permitió evolucionar y ganar experiencia y confianza en mi trabajo, sin olvidar la estabilidad económica que también encontré.
A nivel personal fue muy enriquecedor, tuve la oportunidad de conocer diferentes personas con diferentes ideas y estilos de vida que me permitieron ver otras perspectivas del mundo.
Sin contar con mi crecimiento personal, habiendo encontrado mi independencia y madurez.

Salir de casa y trabajar lejos tiene sin duda el lado duro de alejarte de quien siempre estuvo contigo pero aprendes a dar más valor a las personas y a los pequeños momentos. Pero sin duda es una experiencia que nos permite crecer personal y profesionalmente que aconsejo a todos.

Manuel Rodríguez. 30 años. España. Asalariado en un centro mutualista. Contrato indefinido. 35h semanales.

Estudié Odontología en la Universidad de Barcelona.

Pasé los primeros tres años trabajando en clínicas de cadenas y franquicias españolas, con todos los problemas que eso conlleva. Conseguí tener un salario decente pero trabajaba muchísimas horas, no tenía prácticamente vida fuera del trabajo y por supuesto, mis jefes no me respetaban nada. Para ellos no era más que una herramienta de facturación.

Los últimos meses en España tuve algo más de suerte, ya que encontré una clínica privada donde me trataban bien y estaba a gusto, pero era sólo para cubrir una baja por maternidad. Con lo cual, en unos pocos meses, la suerte llegó a su fin.

En aquel momento, Ana me contó que había un puesto libre en una clínica en Francia. Sabía por ella que las condiciones de trabajo allí eran muy buenas. Yo había hecho una estancia de 3 meses en el sur cuando estaba en el instituto y seguía recordando algo de francés, así que decidí intentarlo.

Estaba haciendo un máster de cirugía e implantes en León y aún me quedaba un año para terminarlo pero hoy en día, con las conexiones aéreas, moverse no es un problema.

Así que, con la ayuda de Ana, preparé todo y en dos meses estaba trabajando allí. El cambio fue grande. Las condiciones eran tan buenas como me habían contado y mis compañeros me acogieron muy bien. Además ya había un grupo bueno de españoles y portugueses con el que salir los fines de semana.

Me pasé los primeros meses yendo y viniendo cada dos semanas al máster pero la verdad es que ha valido la pena. El salario de aquí compensa mucho y además, como trabajo sólo 3 días y medio a la semana, era mucho más fácil programarme los días de formación.

Recomiendo mucho la experiencia, esté uno en la situación que esté. Yo soy el claro ejemplo de que es perfectamente viable compaginarlo.

Ha llegado el momento de decidir tu futuro

Tienes 2 caminos:

En un lado tienes ese camino que has recorrido hasta el día de hoy. El camino esperado, previsible, pero poco próspero: quedarte en España.

En el otro lado tienes el camino que te abre un nuevo futuro. Un camino diferente, lleno de retos y oportunidades: venirte a Francia.

 

Y ahora que lo sabes, ¿qué camino eliges?

Queremos conocerte

¡Francia te espera!

Hay un montón de clínicas con falta de personal deseando conocerte.

Haz clic en el botón y envía tu candidatura.

¡Puede ser el principio de algo grande!